(Post correspondiente al domingo 27)

Anoche quedé con Olga para despedirme de ella porque hoy ya se marchaba a Las Palmas (cara de pena infinita). Hasta que vuelva en verano solo me quedará el recuerdo de sus tirabuzones, su risa cantarina… y mi precioso estuche del  mapache feliz que usaré cada vez que me baje la regla… jajaja.

Había quedado con ella para cenar, y llegué un poco tarde.

  • ¡¡Hola!! Perdona el retraso…
  • ¡Hola neni! No pasa nada. Yo también he llegado un poco tarde y acabo de sentarme. Todavía no he pedido ni la bebida…
  • Ah, pues entonces genial, jajaja.
  • Que sonriente vienes… ¿Te ha pasado algo?
  • Sííííí.
  • ¿Te has tirado ya al primer maromo del año que viene?
  • No, jajajaja ¡¡MUCHO MEJOR QUE ESO!!
  • O_o ¿Mejor que eso? Pues no se me ocurre que puede ser… ¿Qué te ha pasado?
  • Pues que he quedado con mi casera para que viniera a ver las reformas que le he hecho al piso y cuando ha venido…
  • Espera espera… ¿Pero todavía no había ido a verlo desde que lo terminaste?
  • Pues no… porque no habíamos podido coincidir. Cuando terminé la reforma me operaron a mí de la rodilla, luego su marido se puso malo y se fueron al pueblo, y tampoco pudo venir a verlo. Me dijo que cuando volvieran en navidades se pasaría… y por eso hemos quedado hoy.
  • Joder. Pues habrá flipado…
  • Síííí. Cuando ha entrado ha alucinado con lo mono que ha quedado el recibidor y lo luminoso que está el pasillo. Lo de los ventanales de mentira le ha hecho muchísima gracia…
  • No me extraña, jajaja

(Ya sé que queréis ver las fotos… y prometo que esta misma semana empezaré a subir fotos de todas las reformas. Pero es que hasta ahora no he tenido tiempo de hacerlo BIEN y con el trabajo que me ha costado dejarlo así, me niego a escribir un post de cualquier manera. Así que en este post subiré solo unas pinceladas para que os hagáis a la idea MUUUY POR ENCIMA de lo que vió mi casera, pero luego los iré destripando más cada una de las transformaciones de las estancias en mi flamante nuevo blog de bricolaje).

  • Pero cuando ha entrado a la cocina se ha quedado con la boca abierta. Me ha dicho:
    • ¡Madre mía! ¡Que bonita la has dejado!
      reforma-lowcost-cocina antes y despues-2
      reforma-lowcost-cocina-antes-y-despues-3¡Y que grande parece ahora! ¿El frigorífico es nuevo?
    • No. Es el mismo, pero lo he forrado con vinilo y he pintado las manillas.
    • Pues te ha quedado perfecto. ¡Que mañosa eres!
    • Gracias.
    • Y que buen gusto tienes. Me encantan los escurreplatos. Que práctico me parece todo. Están las cosas muy a mano. ¡Pero si hasta has puesto un botellero a medida en el hueco de la pared!
    • Sí. He intentado aprovechar todos los huecos al máximo posible, pero a la vez liberando la pared frontal, que antes era muy agobiante. Y la verdad es que ahora tengo mucho más sitio para almacenaje, porque antes tenía las cazuelas y los tuppers en cajas encima de los armarios porque no me cabían en ningún sitio.
    • Oye… pues búscame las facturas de estas cosas y te las pago. Te las descuento del alquiler del mes que viene.
    • ¡Uy que bien! Pues muchas gracias. Buscaré las de los escurreplatos y los rieles… porque otras cosas como el botellero o el especiero los he hecho yo…
    • Pues búscame las que tengas y te doy el dinero… Porque cuando alquilas un piso, la gente hace hace cambios y nunca sabes como lo van a dejar. Los anteriores a ti lo cambiaron a peor ¡pero tú tienes muy buen gusto!
    • Jajaja. Pues si te ha gustado la cocina… vas a alucinar con el baño.

      reforma-lowcost-baño-antes-y-despues-2

      Antes y después de la reforma del baño. En posts anteriores tenéis los detalles del paso a paso para recubrir la zona de la ducha con losetas vinílicas que imitan la piedra natural, y de la renovación del suelo sin obra, también con losetas vinílicas

    • ¡Madre mía! ¡Pero si parece otro!
    • Sí. Jajajaja.
    • ¿Y lo has hecho todo tú sola?
    • Menos los muebles que me ayudaron mi hermano y mi madre a montarlos y colgarlos… el resto sí, lo he hecho yo sola. Por eso tardé tanto en terminarlo.
    • ¡No me extraña! Pero te ha quedado muy bien. Me gustan el mueble y el lavabo que escogiste. Aprovechan muy bien el espacio.
    • Pues sí. Porque si antes solo con mis potingues, al estar al aire daba tanta sensación de agobio… imagínate ahora que tenemos el doble…
    • Es verdad… ¿Qué tal te llevas con tu nueva compañera? ¿Os habéis acoplado bien?
    • Sí, es una chica muy maja.
    • Que pena que hoy no esté para haberla conocido.
    • Ya… es que vuelve mañana. Se ha ido a pasar estos días con la familia.
    • Normal.
    • Su habitación no te la puedo enseñar, porque no me parece bien sin haberle pedido permiso antes a ella… pero si quieres te enseño la mía.
    • ¿Tu habitación también la has cambiado?
    • Sí. Todavía tengo mucho por hacer, porque me falta hacer un cabecero, cambiar la lámpara y poner más cosas… Pero sí que está muy diferente porque he cambiado todos los armarios de unas habitaciones a otras, y los he pintado. Mira…
      reforma-lowcost-habitacion-antes-y-despues-3
    • ¡Madre mía! Que bien aprovechado está todo. Si yo aquí antes solo tenía la cama, las mesitas y un armario y parecía que no cabía más… Y ahora tienes dos armarios grandes y tres estanterías… y sobra espacio…
    • Sí, jaja. Me partí mucho la cabeza hasta que se me ocurrió colocarlo así. Pero a mi también me gusta como queda.
    • Es que has ganado mucho sitio para meter cosas. ¡Y me encanta la zona esta de vestidor que has montado! Queda muy mona con el banco para sentarse y el espejo.
    • ¡Gracias!
    • ¿Y esta pared de ladrillo? ¿Estaba así? ¿Por qué no la pintó el pintor cuando vino?
    • Sí que la pintó, jaja. Esa la puse yo así después porque si no me parecía que quedaba todo demasiado blanco. Es papel pintado que imita al ladrillo.
    • Pues me gusta mucho. Queda muy moderna. ¡Vamos a ver el salón y el comedor! Que estoy deseando ver lo que has hecho con ellos.
    • Jajajaja. Esos no han cambiado tanto. Como el salón es súper pequeño, lo único que he hecho ha sido sacar tooooodos los muebles y dejar solo los sofás, la mesa y la tele para que no resulte tan agobiante, porque si no, no se cabía y parecía un zulo. Y ha quedado así:
      salon-antes

      Salón ahora

      Está un poco soso, pero prefiero que esté así a verlo abarrotado.

    • ¿Y te han cabido todos los muebles que había aquí en el comedor?
    • Sí, porque los he puesto en columnas unos encima de otros hasta ocupar las dos paredes que hay libres.
    • Pero antes aquí había unos muebles castellanos, ¿no? ¿Qué has hecho con ellos?
    • Los he puesto en la habitación de mi compi. Antes en aquella habitación había unos muebles de color cerezo apilados en una columna que eran muy parecidos a los del salón… así que cambié unos por otros. Al cambiar también el armario por el que tenía yo antes en mi habitación, que era más clarito, ahora la habitación está más desahogada… y en el comedor todos los muebles hacen juego.
    • ¡Anda! Es verdad que parecen todos iguales. Yo no me había dado cuenta de que eran diferentes…
    • Lo malo es que los he tenido que apilar mucho, porque al estar la puerta a la terraza ocupando la pared de en frente tampoco hay muchas más distribuciones posibles.

      comedor

      Comedor, con la puerta que da al salon al fondo

    • La verdad es que con lo grandes que son las otras habitaciones, el tamaño del salón y del comedor es demasiado pequeño. Tienen muy mala distribución…
    • Sobre todo el comedor, porque al tener en una pared la puerta a la terraza y en la otra la puerta al salón… no puedes colocar muebles más que en dos paredes para no cerrar las zonas de paso.
    • La verdad es que lo suyo sería tirar el tabique que los separa para dejar un salón grande en vez de un salón y un comedor tan pequeños… porque además quedaría mucho más luminoso.

      distribucion-salon

      Actual distribución del salón y el comedor

    • Síííí. ¡Eso lo llevo pensando yo desde que entré en esta casa!
    • Oye, pues si quieres, lo tiramos.
    • O_O ¿¿¿En serio???
    • No creo que cueste mucho, y no parece que pueda haber problemas. No pasan tuberías ni nada por ahí, y no es un tabique de carga… Así que si quieres, lo tiramos y así te queda un salón más grande, como quieres.
    • ¡Ay madre! Pero es que si me tiras el tabique ¡¡ME HACES LA MUJER MÁS FELIZ DEL MUNDO!!
    • Jaja. Bueno… Pues cuando pasen estos días, le digo al albañil que venga para que le eche un vistazo. Que me pase un presupuesto y que me diga cuanto tarda. Y si no hay ningún problema… lo tiramos. ¿Vale?
  • Halaaaaaa, que bien tía. ¡Que casera más maja! ¡Cuanto me alegro! Desde que te mudaste a esa casa, siempre has estado diciendo lo de tirar ese tabique.
  • Sí. ¡¡Es que era ridículo!! Porque estoy sin un puto duro, que si no te juro que este verano cuando hice la reforma me hubiera planteado pedirle permiso y tirarlo por mi cuenta… aunque tuviera que pagarlo yo. Porque es que la diferencia de estar encerrada en ese cuchitril de salón con la tele a un metro de distancia, a que sea el doble… ¡va a ser brutal!
  • Pues sí. Aunque también es una putada no haberlo hecho este verano. No acabas de salir de una reforma y te metes en otra, jajajajaja.
  • Ya, pero esta no la voy a hacer yo… Y así este verano cuando vengas tendré un salón súper luminoso y espacioso para poder invitaros a todas cenar, o a lo que sea…
  • ¡Eso sí es verdad!
  • ¿A que es una noticia mucho mejor que la de haberme tirado a mi primer maromo del año?
  • Pues sí. Porque maromos hay muchos… y tabiques solo uno.
  • Jajaja ¡Claro!
  • Pero tampoco te despistes mucho del objetivo, ¿eh? A ver si lo vas a ir posponiendo y posponiendo… y llega diciembre y me toca regalarte un kit de vibradores para compensar.
  • Jajaja. ¿Un kit de vibradores?
  • ¡Claro! Se llamaría “El kit de las zanahorias para el conejo feliz”.
  • JAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAAJA.

Ains. ¡Como voy a echar de menos a Olga!
:-(