Como cada año nuevo, es inevitable hacer balance y propósitos nuevos. O mejor dicho “propósitos viejos”, porque son los mismos año tras año: perder unos kilos, hacer más deporte, ser más ordenado, mejorar el nivel de inglés, etc.

Y en mi caso, uno de esos propósitos es volver a escribir en el blog a diario (para que vuelva a hacer honor a su nombre), aunque sean posts cortitos.

En realidad, para mí, creo que todos esos propósitos se resumen en una cosa: vencer la pereza.

Si alguien se pregunta si este año pienso volver a repetir mi propósito de “12 meses, 12 maromos”, vuelvo a lo mismo: la pereza.

No he encontrado apenas un tío en todo el año pasado que no me causara una profunda pereza. No sé si es problema mío, que me he vuelto muy vaga, o problema de que los tíos que me encuentro no me despiertan interés suficiente. Pero de momento creo que voy a empezar por ponerme metas más fáciles.

Ir al gimnasio, por supuesto es una de ellas. Pero esa la voy a posponer hasta el lunes que viene, porque esta semana es la última que tengo para quedar con mis amigos y comprar los regalos de Reyes que me faltan.

Otra meta más asequible y con la que ya he empezado, es levantarme un poco antes para hacerme un desayuno que me cargue las pilas a tope y tomármelo tranquilamente en casa, sentadita en la mesa… en vez de engullir el mismo desayuno de todos los días mientras me visto, y salir de casa corriendo con él todavía en la boca… que es lo que venía haciendo hasta ahora.

He empezado el año de vacaciones, así que me ha resultado relativamente sencillo cumplir ese propósito. Habrá que ver si el lunes que viene, cuando tenga que levantarme a las 07:30 para ir a trabajar, me resulta igual de fácil 🙁

Pero de momento, sí que lo he cumplido. Mi primer desayuno del año ha consistido en un bol de yogur de frutas del bosque con chía, zumo de frutos rojos, y más frutos rojos por encima… que subí a instagram.

20170103_213936-min
Cuando publiqué la foto, una chica me dijo que estaría bueno, pero que la pinta era muy mala.

Y me he dado cuenta de que es verdad, que en instagram da igual todo menos el aspecto… y yo nunca cuido el aspecto (la mayoría de las veces también por pereza). Así que me he propuesto empezar a hacer fotos más chulas y hoy he subido esta nueva publicación… con este otro texto:

20170103_214004-min

Jajajaja. ¡Creo que tengo un refuerzo para mi propósito de hacer los desayunos! ¡Hacer una foto de  contando la gilipollez que haya tenido que hacer para conseguir esas fotos bonitas!

La de hoy ha sido pasarme 10 minutos recogiendo todos los frutos rojos que había esparcido por la encimera, pero seguro que mañana algo raro me toca hacer también.

Estoy dudando entre usar los hashtags #desmontandoInstagram, #chorradasDeInstagramers o #queDuroEsSerInstagramer 😂😂😂

Como siempre, podéis seguir mis publicaciones de instagram en @treintay_com