Este puente he estado de casa rural con mis amigos de toda la vida. Aunque ahora unos estén casados, otros con niños pequeños, y vivamos cada uno en un lado… siempre intentamos juntarnos al menos un par de fines de semana al año.

En total, esta vez hemos ido: 3 solteros, 4 parejas, un bebé, una niña de año y medio, un niño de año y medio, otra niña de 5 años, y el perrito de mi hermana.

Mi hermana y yo pensábamos hacer alguna ruta por el lago de Sanabria, como la que hicimos este verano, para escapar de tanta chiquillería (porque cuatro días encerradas con tanto niño nos parecía demasiado incluso habiendo llevado más de tres litros de alcohol por persona y día, jajaja), pero como estuvo lloviendo todos los días, al final tuvimos que cancelar la excursión que teníamos programada.

Solo salimos todos juntos una tarde, a comer unos habones sanabreses típicos de la zona y a pasar la tarde en Puebla de Sanabria, que es un pueblo de piedra precioso.

 

El resto del tiempo estuvimos en casa, pero contra todo pronóstico no nos hizo falta tanto alcohol. Mi hermana se pasó casi todo el día jugando con la niña de 5 años, y curiosamente su hermanita (la niña de un año y medio), se súper-enamoró de mí, y en cuanto me veía, se le iluminaba la cara y se tiraba a por mí como una loca. Así que, al final me pasé todo el día jugando con ella.

Sí sí, ¡¡¡YO!!!

No os asustéis, que no es que se me haya despertado el instinto maternal ni nada parecido. A mí la verdad es que los bebés no me llaman la atención nada de nada…  pero tampoco es que los odie. Solo es que no les veo la gracia.

Sin embargo, cuando empiezan a hablar y a hacer cosas, ALGUNOS niños sí que me gustan (no todos, porque al igual que los adultos: unos te caen bien y otros no). El caso es que con esta niña tuve mucha química y me encantó desde el principio. Todavía no habla mucho, pero sí que chapurrea ya bastante. Tengo que reconocer que me conquistó el primer día que llegamos a la casa rural, porque como estábamos muy liados colocando todo, saludándonos, deshaciendo maletas… cuando llegó la hora de cenar y tenía hambre le dijo a su madre “Mamá, teta” y su madre le dijo “Espera un momento, cariño, que mamá está ocupada”. Ella se resignó de momento y se esperó (y tengo que reconocer que solo con eso ya me cayó bien), pero como su madre tardaba y se ve que tenía más hambre dijo más alto: “MAMÁ, TETAAA”. Se quedó pensando un momento y añadió “POR FAVOOOR, POR FAVOOOR”. Jajajajajajaja. Me pareció  un concepto genial: tener hambre y pedir teta y cuando te ignoran lo primero que se te ocurra sea decir “por favor”, antes que ponerte a berrear y a dar por el saco. JAJAJAJAJA. ¿No me digáis que no es total?

Aunque en la casa había más niños y pasamos ratos con todos, con la que más estuve con diferencia fue con esta… y un poco menos con su hermana mayor. La verdad es que las dos son muy buenas, y da gusto estar con ellas. La mayor estaba como loca con el perrito de mi hermana y estaba todo el rato jugando con él… tanto que el pobre terminaba taaaan cansado que al final del día, cuando estaba tumbado y la veía entrar por el salón, intentaba marcharse por otra puerta antes de que lo localizara y lo volviera a acaparar, jajajaja.

 

La pequeña le tenía amor y miedo a la vez… y aunque quería acercarse a él, cada vez que se movía le daba miedo, así que al final optó por usarme a mí: me pedía que la cogiera, que fuéramos a buscar al perro, que le diera yo de comer, y así ella podía verlo pero manteniéndose prudentemente separada de él.

 

Solo se atrevió a acercarse a él el último día, cuando él estaba tan cansado de llevar media tarde corriendo detrás de la pelota que le había estado tirando su hermana, que el pobre no se movía ni para pestañear.

 

Si antes de ir me llegan a decir que me iba a pasar mis cuatro días de vacaciones tirada por el suelo jugando con una niña, y las noches dibujando y coloreando con la otra… ¡no me lo hubiera creído! Pero la verdad es que ha sido súper divertido. Hemos comido bien, hemos desconectado un montón, yo he hecho más brazos cogiendo a la niña todo el día que en un mes entero de BBG… Y encima  me he traído un montón de coloridos dibujos de recuerdo que ahora podrán ampliar la gama cromática de mi salón junto con la colorida mantita de mi compañera. ¿¿Qué más se puede pedir?? 😂😂😂

Compartir: