Por fin he terminado de escribir el post de Diego, y acabo de publicarlo: La despedida de Diego
Es el post inmediatamente anterior a este, y si os metéis a leerlo veréis que está protegido con contraseña.

He hecho esto por una razón:
Es un post que me ha costado muchísimo escribir.
Y con que me ha costado mucho, quiero decir exactamente que me llevo sentando a escribirlo a ratos ¡¡casi dos semanas!!… y he tardado tanto en terminarlo porque cada vez que empezaba… me volvía a venir el recuerdo de todo y me pasaba más rato llorando que escribiendo, y al final tenía que dejarlo habiendo escrito solo veinte líneas y con los ojos como una tortuga.

Si lo he escrito, ha sido porque me parece que después de haber leído la historia durante tanto tiempo, os merecéis conocer el desenlace.
Pero no me parece que todos tengáis que estar en igual de derechos.
Es lo miiiiiiiismo de siempre: yo lo he escrito precisamente para todos los que os habéis estado preocupando por mí, los que me estáis siempre apoyando, ayudando, dándome ánimos, etc.

Siempre me ha parecido que es muy INJUSTO tratar igual a dos personas que tienen comportamientos diferentes.
Y esta va a ser mi manera de agradecéros vuestro apoyo a todos los que estáis ahí.

He escrito este post solamente precisamente por toda esa gente que me apoya día a día en el blog.
Porque os aseguro, que si no fuera por todo lo que me dais… no hubiera hecho el esfuerzo de escribir esto.

Os he mandado un mensaje privado a todos a los “habituales” que os tengo fichados por facebook (si no os ha llegado, revisad el correo de “otros”):

leer-mensajes-otros

Si me he olvidado de alguien de los que suele comentar, los siento muchísimo de antemano!!!!
Pero es que sois muchos!!!
Llevo casi una hora y media mandando mensajes… (entre ir mirando por los post a ver quien comenta para que no se me olvide nadie…), he mandado más de 100 mensajes… ¡¡¡y ya no sé ni a quién se lo he mandado, ni a quién no!!!
Y veo que en cualquier momento facebook me capa por hacer spam).
Así que si se me ha pasado dársela a alguno de los que comenta habitualmente, lo siento mucho… pedidme la contraseña y os la daré sin ningún problema!! Que ya son las 3 de la mañana y no me llega bien el riego…

También he intentado mandarles la clave a todos los que me dijisteis que me habíais votado para el concurso de Bitácoras.

Y a los que coméntais habitualmente en el blog dejando comentarios (os he mandado un email).

Y por supuesto os lo quería mandar a todos los que me estáis votando en el concurso de 20 minutos, para el que llevo pidiendo votos un mes.
A los que me lo habéis dicho en el blog, o por facebook, también os he mandado un email.

Como sé que hay muchos que no me lo habéis dicho, pero si que me habéis votado… que sepáis que llevo toda la tarde buscando la manera de mandaros un email o algun tipo de notificación, como mínimo a los que habéis dejado un comentario en la web de 20 minutos.
Pero es imposible!!!! Que desesperación!!!
Si os dejo una notificación es pública y la puede ver cualquiera. ¡¡¡No hay ninguna manera de mandaros un mensaje privado!!!
:-(

A los que no seáis “comentaristas habituales” y no me hayáis votado y os parezca indignante esta medida… podéis despotricar todo lo que queráis. Pero no me apetece compartir algo tan personal con alguien que no se toma una mínima molestia por mí. Es así de simple.
Si solamente os asomáis a leer de vez en cuando, sin que os importe tanto como para perder dos minutos comentando, o votando o lo que sea… pues tampoco veo que os vaya a ir la vida en no leer este post o el que me de la gana poner como privado.

Vamos… que protestar… podéis protestar lo que queráis (que ya sabéis que yo no censuro nunca a nadie, aunque me ponga a caer de un burro), y desahogarse viene muy bien… que si no te pueden salen granos, y úlceras, y quistes, y cosas raras…
Pero para otra cosa no os va a valer.

Al resto… ¡¡que tengáis feliz lectura!!
^_^

 


 

Como últimamente sois muchos los lectores nuevos que llegáis a esta parte y me preguntáis que qué podéis hacer para conseguir la contraseña, la respuesta es sencilla: hacer algo por mí, igual que su día lo tuvieron que hacer el resto.

Como ahora no hay ningún concurso abierto, le estoy dando la clave a todo el mundo que haya comprado mi libro y me la pida (podéis comprarlo aquí: http://nosesitirarmealtrenoalmaquinista.com/), o a toda la gente que haya hecho algún donativo para invitarme a una caña (botón para donativos alcohólicos aquí: hacer un donativo).

De momento no se me han ocurrido más opciones, así que son las dos que hay ;-)