Ayer por la tarde me escribió Rodri (el chico al que le dije lo de que no quería que me metiera los dedos en la boca), que llevaba casi dos semanas fuera en un viaje de trabajo:

  • ¡Hola guapa! ¿Qué tal?
  • Muy bien. ¿Ya estás de vuelta?
  • Acabo de llegar a casa ahora mismo. ¿Quieres quedar esta tarde a picar algo por ahí y tomar unas cañas?
  • Hummmm. Pues sí que me apetece pero estoy a dieta y no voy a poder comer nada… Así que yo saldré cenada ya de casa.
  • Bueno, pues entonces si quieres quedamos en mi casa y te hago una ensalada o algo así. Tenía que bajar a comprar ahora así que compro cosas sanas de esas que comes tú. ¿Qué quieres? ¿Una ensalada de lechuga, tomate y cebolla, y luego un pescado a la plancha o algo así?
  • Jaja. Vale. Perfecto.

ensalada

 

Cuando quedé con él estuvimos cenando y luego nos pusimos unas cervezas. Le conté el fin de semana pasado. Le dije que Olga ya me ha liado para que vaya a verla en verano con otro amigo nuestro al que le llamamos Espeso:

  • ¿Y por qué le llamáis Espeso?
  • Es un mote que le pusimos porque un día estuvimos hablando sobre vaginas en lata y no sabía lo que eran.
  • ¿Cómo no va a saber lo que eran? Os estaría vacilando…
  • Que no, que no. Luego le decíamos que era mejor meterlas en agua caliente para que la sensación fuera más realista y tampoco lo entendía. Y el colmo fué cuando dijismos que algunas marcas eran hasta réplicas de actrices porno famosas y se pensaba que la réplica era que ponían una foto de la cara en vez de que fueran una réplica del coño.
  • Jajajajaja. ¿En serio? ¿Pero cómo puede estar tan empanado?
  • Pues eso mismo le dijo el amigo suyo que nos estaba contando lo de las vaginas en lata. Que estaba muy espeso. Y desde entonces les llamamos “Pajares” y “Espeso”.
  • Jajajajaja. ¡¡Qué mote tan bueno!!
  • Sí, jaja. Pero es que es verdad que ese día estaba espeso, espeso. Si hasta cuando le dijimos que lo bueno de las vaginas en la lata es que la textura es muy realista pero lo malo es que se estropean por dentro después de usarlas, no entendía por qué…
  • Pues porque te corres dentro, ¿por qué va a ser? Aunque también hay algunos en los que se puede sacar el recubrimiento interior y limpiarlo.
  • Ya ya. Lo que pasa es que son bastante más caros. Igual que también los hay con succionador o vibrador incorporado.
  • Que puesta te veo en el tema…
  • Sí, jaja. Es que alguna vez he investigado cosas para mí, otras para el blog… y últimamente me liaba con un chico que era muy aficionado a todos esos accesorios para el sexo, y me descubrió todo un mundo erótico dentro del cajón de su mesita. Tenía de todo: que si condones de sabores, lubricantes de marihuana, anillos estranguladores, anillos vibradores…

juguetes-sexuales

  • Joder. Con lo básico que soy yo, que no tengo nada de eso…
  • Ni yo tampoco. Pero vamos, aquel chico parecía un sex shop con patas. Entre unas cosas y otras, con todo lo que he aprendido lo mismo puedo pedir que me convaliden un máster, o algo así.
  • Jajajajaja. O lo mismo podemos poner luego en práctica algo de lo que sepas…
  • Jaja. Pues siento desilusionarte pero hoy lo mismo te iría mejor con una vagina en lata que conmigo, porque ya te aviso de que tengo unas agujetas en las piernas, en el culo, en los brazos y en todas partes… que no sé ni en que postura me podré poner.
  • ¿Y eso?
  • Pues porque esta semana he empezado con la operación bikini. La idea es ponerme en forma, porque la última vez me quedé sin fuerzas a medio polvo, y estoy un poco traumatizada…
  • Jajajaja. Bueno… en tu defensa diré que fue en el segundo… y que llevábamos bastante rato. 😉
  • Sí, jaja. Pero con lo cansada que estoy hoy ya te aviso de que hoy lo mismo me planto a mitad del primero. Ahora que lo pienso creo que algo falla en este planteamiento…
  • Jajajajaja. Bueno… pero las agujetas se pasan haciendo más ejercicio de toda la vida. Ya verás como la semana que viene te duelen menos.
  • Cuando repita las rutinas de ejercicios por segunda vez, ¿quieres decir?
  • O después de la sesión que te voy a dar yo hoy. 

No sé cual de los dos programas de ejercicios es más duro de los dos: si el de Kayla o el de Rodri. Solo sé que hoy tengo agujetas hasta al sentarme para mear. 😖😖