Al ver mi evolución desde que empecé los ejercicios del BBG muchas me estáis si además del libro con los ejercicios, yo también estoy siguiendo las indicaciones del libro de nutrición “Bikini Body HELP” y los menús con comidas semanales que mandan.

Comer bien es fundamental para conseguir resultados, porque tanto si lo que quieres es adelgazar como simplemente tener buena forma física, tanto los entrenadores personales como los médicos o los nutricionistas, siempre dicen que la comida es un 80% y el ejercicio un 20% del resultado.

Y es que, a no ser que tengas una genética privilegiada que te permita comer de todo sin engordar, para el resto de los mortales, comer bien es la única manera de conseguir bajar de peso o mantenernos en un peso óptimo.

 

En respuesta a si estoy siguiendo las recetas del libro de Kayla… la respuesta es que no. Estoy siguiendo un método basado en lo mismo (ahora os lo explico más detalladamente), pero ni tengo el libro ni sigo ningún libro de recetas. Y es que yo estoy totalmente en contra de seguir menús semanales  establecidos, porque:

  • las recetas son genéricas para cualquier parte del mundo y cualquier época del año, y lo mismo te mandan comer naranjas, que tamarindos que no sabes ni lo que son, que salmón cuando está fuera de temporada y cuesta el doble, etc. Yo prefiero comprar lo que me apetezca comer en ese momento o lo que esté de oferta en la frutería o la pescadería, y hacer la comida en función de lo que tenga en casa.
  • para que el menú sea variado te mandan cada día una cosa, y al final si un día usas un trozo de pimiento, al siguiente un trozo de aguacate, al siguiente un trozo de tomate, un poco de mostaza, un poco de tahín… y así sucesivamente… a los diez días tienes el frigorífico abarrotado con veinte botes empezados y un montón de verduras zombies diferentes medio pochas a las que les falta solo un trozo.
  • si eres alérgico o intolerante a algo (gluten, lactosa, soja o lo que sea), al final tienes que andar cambiando todas las recetas y no puedes hacer ninguna tal cual vienen.
  • si te acostumbras a seguir recetas sin saber porqué funcionan, cuando comes fuera de casa no tienes ni idea de qué es lo que deberías pedir para que tu comida sea equilibrada.
  • viene un número limitado de recetas (en el caso del libro de Kayla: 14), y llamadme loca pero no me apetece estar comiendo siempre las mismas 14 cosas toda la vida.
  • algunas recetas son demasiado laboriosas (lo que para mi significa que exigen más de 15 minutos para hacerlas).
  • otras recetas directamente no me gustan.
  • si me apetece comer chocolate, me jode tener que comer una mandarina porque lo diga el menú. Y viceversa.

 

Por todo eso, me parece mucho mejor, aprender las pautas de nutrición para aprender a planificar las comidas tú solo y ser capaz de crear los menús que te de la gana, según lo que te apetezca comer ese día o lo que tengas en el frigorífico.

 

En mi caso, eso lo aprendí con el libro de “La revolucionaria dieta de la zona“, del doctor “Barry Sears”, de la que ya os he hablado más de una vez, y que en realidad no es una dieta, sino unos hábitos de alimentación saludables (son los que te manda prácticamente cualquier nutricionista.

Al principio es un poco laboriosa porque te exige controlar la cantidad de cada alimento que pones en cada comida… pero es que es la única manera de que funcione y al fin y al cabo es lo mismo que te vas a tener que hacer también si sigues cualquier libro con menús planificados o que te va a mandar el nutricionista para que bajes de peso… porque evidentemente no vas a adelgazar comiendo la cantidad que te de la gana de cualquier cosa.

En la web oficicial de enerzona.es vienen todas las explicaciones sobre esta dieta. Pero las bases principales son:

  • Se deben hacer 5 comidas al día: 3 principales (desayuno, comida y cena) y 2 tentempiés (almuerzo y merienda).
  • Debemos desayunar en la primera hora tras habernos despertado.
  • Nunca deben pasar más de 4-5 horas entre comida y comida.
  • Todas las comidas deben estar equilibradas entre proteínas, hidratos de carbono y proteínas.
  • En cada ingesta debemos tomar la cantidad establecida de comida… no más pero tampoco menos.
  • Beber entre 1,5 – 2 litros de agua al día.
  • Dieta rica en Omega 3 y antioxidantes.

 

 

Lo primero que tenemos que saber es que cantidad necesitamos en función de nuestro sexo, constitución y actividad física, aunque lo habitual para una mujer de edad media y constitución media, es que necesites 11 bloques al día (aquí todo se mide en bloques).

 

(Estas imágenes están sacadas de la web de enerzona.es donde podéis encontrar las tablas en formato descargable en PDF y mucha otra información sobre la composición de las comidas).

 

Tener que andar equilibrando los componentes de los alimentos puede parecer un coñazo, pero fijáos si esta proporción es importante que el etiquetado de los alimentos envasados es un pitorreo, pero sin embargo la composición nutricional la tienen que llevar SIEMPRE indicada.

 

Confeccionar un menú diario es más sencillo de lo que parece. Vamos a hacer un ejemplo práctico (jajajaja, me siento como una profe del colegio):

Ejemplo práctico para confeccionar un menú diario de la zona:

  • Para el desayuno serían 3 bloques, o sea: 3 líneas del grupo azul (hidratos de carbono), 3 del grupo rojo (proteínas) y 3 del grupo amarillo (grasas).
    • 1 vaso de leche semidesnatada (1 línea del grupo mixto, o sea que incluye un bloque de cada uno de los otros grupos). Se le puede añadir café, cacao puro y edulcorantes si se quiere, porque la cantidad que se añade es tan pequeña que no cuenta.
    • 2 rebanadas de pan (2 líneas del grupo azul)
    • 60 gramos de jamón serrano (2 líneas del grupo rojo)
    • 2 cucharaditas de aceite de oliva (2 líneas del grupo amarillo)
  • Almuerzo:
    • 1 yogur desnatado + 1 nuez (1 línea del bloque mixto).
  • Comida:
    • 4 tazas de judías verdes (2 líneas azules)
    • 90 gr de pollo (3 líneas rojas)
    • 3 cucharaditas de aceite (3 líneas amarillas)
    • 1 bola de helado de chocolate (1 línea azul)
  • Merienda:
    • 30 gramos de pavo
    • 3 almendras
    • 1 paraguaya

  • Cena:
    • 135 gramos de trucha (3 líneas rojas)
    • Ensalada mixta (1 línea azul)
    • 3 cucharaditas de aceite (3 lineas amarillas)
    • 4 tazas de palomitas de maíz (2 líneas azules)

 

Como veis, dependiendo de lo que nos apetezca comer, podemos hacernos una dieta más o menos “sana”, porque podemos elegir comer hidratos de carbono más sanos (como fruta y verdura), o menos (como helado o palomitas de maíz).

También podemos comer más o menos cantidad, porque si queremos hacer spaguetti de pasta solamente podremos llenar las 3/4 partes de una taza (una vez cocida), pero sin embargo si hacemos spaguetti de calabacín podríamos llenar 6 tazas para que fuera exactamente la misma ración, puesto que el calabacín es mucho más bajo en hidratos de carbono que la pasta.

 

 

Lo bueno que tiene esta dieta es que como comes equilibradamente y cada pocas horas, no pasas hambre. Y además puedes comer las cosas que te apetezcan o te de la gana. Yo por ejemplo hasta bebo calimocho. No es lo más óptimo y el día que lo bebo tengo que comer menos fruta por compensar los hidratos de carbono… pero de vez en cuando sí que lo bebo… y sin saltarme la dieta.

 

Lo malo es que tienes que andar midiendo los ingredientes, pero ya os digo que esto te lo van a mandar hacer prácticamente en cualquier dieta o menú que sigas, y aunque al principio sea un poco coñazo tener que estar todo el día con la báscula para arriba y para abajo, pero después de la primera semana te acostumbras en seguida.

Mirándolo por el lado bueno… también te ahorras hacer sudokus para entrenar la agilidad mental, porque ya tienes que hacer los cálculos con la comida… así que matas dos pájaros de un tiro, jajajaja.

Pulpo con pimentón y aceite de oliva, ensalada de lechuga con aceite de módena y helado de chocolate y plátano casero.

Lubina al horno con miel y mostaza y setas a la plancha.

Spaguetti de calabacín con setas y pulpo, 2 paraguayas y granizado de café.

Guisantes con jamón, setas chinas y chocolate negro

 

Yo desde que descubrí la dieta de la zona intento comer más o menos siguiendo estas proporciones pero habitualmente lo calculo a ojo y eso me permite mantenerme sin oscilar de peso… aunque sí que es verdad que ahora que quería adelgazar un poco lo he empezado a hacer calculando las cantidades de una forma más precisa y he notado bastante el cambio. De hecho, la otra vez que escribí sobre ella, una vez unas cuantas la empezásteis a hacer y me dijisteis que incluso haciéndolo a ojo notásteis los resultados en seguida. Algunas en la primera semana habíais perdido incluso varios centímetros de cintura.

Así que a todos aquellos que queráis perder unos kilitos para el verano o que (más importante todavía) queráis llevar unos hábitos de nutrición sanos de por vida, os aconsejo que os acostumbréis a comer siguiendo estas pautas, porque vuestra salud os lo agradecerá. 😊

 

Posts relacionados: