Si un fin de semana normal, en el que me acuesto a las once de la noche, no me despierto hasta las dos de la tarde… Hoy que no me he acostado hasta las seis de la mañana (que es cuando se ha ido Javi), no es raro que haya estado durmiendo hasta las cuatro. Y me he despertado exclusivamente porque había puesto el despertador para ir con Enma al tercer tiempo, que si no, estoy convencida de que no me hubiera despertado hasta las seis o la siete de la tarde. Habíamos quedado en el portal de mi casa para ir andando, y cuando me ha visto sin las muletas me ha dicho:

  • ¡Pero bueno! ¿Piensas ir sin muletas al tercer tiempo? ¡Esto sí que es un avance!
  • Ya lo ves, jajaja.
  • Pues sí que te ha sentado bien el polvo con Javi…
  • Pues sí. Mucho mejor de lo que te piensas… Porque me ha hecho tener una revelación. Y no estoy hablando de que me haya hecho llegar al limbo a base de orgasmos ni nada parecido, ¿eh? Estoy hablando de otra cosa…
  • ¿De qué? ¿Qué ha pasado?
  • Pues después de que toda la noche estuviera más cariñoso de lo habitual (aunque él insistía en que estaba igual que siempre), nos pusimos a hablar… que también es una cosa que nunca habíamos hecho antes. Me empezó a preguntar por la rodilla, por cómo llevaba la rehabilitación, por cómo me afectan los cambios de tiempo… Y lo estuve poniendo al día de mis penas: que si como ya estaba desesperada de esperar por los médicos estoy haciendo rehabilitación por mi cuenta, que me paso en el gimnasio tres horas al día y no tengo tiempo para nada… Que llego reventada al fin de semana, y que encima sigo coja. Bla bla bla… ya sabes.
  • Sí.
  • Cuando ya le había pormenorizado todas mis desgracias me dijo algo como “Qué raro se me hace oírte hablar tan pesimista. Quiero decir… que está claro que lo llevas con humor… pero aun así solo cuentas cosas negativas… Se me hace muy raro en ti…”. Fue como un mazazo, tía. ¡Tiene razón! ¡¡YO NUNCA HABÍA SIDO TAN NEGATIVA!!
  • Bueno, yo negativa no creo que seas ahora tampoco… pero sí que es verdad que últimamente estás un poco más pesimista.
  • Sí sí. Mirando hacia atrás me he dado cuenta de que llevo una época en la que no hago más que quejarme por todo… y me ha sorprendido mucho que sea tan evidente que incluso alguien que me conoce tan poco como Javi se haya dado cuenta… y que sin embargo no me hubiera dado cuenta yo. De hecho, he dejado completamente de lado el pilar fundamental de mi vida…
  • ¿Y cuál es?
  • ¡La gratitud!

 

Compartir:
Personajes: , , ,