Hoy Enma ha estado a punto de no venir al gimnasio. Al final se ha animado porque le he dicho que hoy iba a salir un poco antes de trabajar y que al terminar el gimnasio podíamos ir a tomar una cerveza. Ha pasado a buscarme por la oficina y hemos ido juntas hasta el gimnasio. Nos hemos cruzado con el lobito en la puerta… y al verme llegar sin muletas me ha dicho:

  • ¡Anda! ¡Pero si ya vas sin muletas! ¿Eso quiere decir que ya estás a medio camino de conseguir las piernas del increíble Hulk que querías?
  • Sííííí. Jajajaja. El día que lo consiga del todo, vamos a tener que salir a celebrarlo por todo lo alto…

No tuve ocasión de comprobar si entraba al trapo o no de esa proposición no-demasiado-encubierta, porque justo pasó a su lado otro chico, que al verlo le soltó:

  • ¡Hombre tío! ¿Qué tal ayer el partido de rugby de ayer? ¿Ganasteis? Os estuve viendo jugar pero me tuve que ir antes de que terminara el partido porque bla bla bla…

Mientras íbamos para el vestuario, le dije a Enma:

  • ¡Anda! ¿El lobito también juega al rugby? Joder… no sabía yo que fuera un deporte tan concurrido… ¿Y en qué equipo jugará? Nunca lo hemos visto ni en los partidos y en las celebraciones cuando se juntan los dos equipos…
  • Hummmm, lo mismo está en otra categoría y no juega contra los nuestros…
  • En una categoría menos profesional, ¿quieres decir?
  • O en una categoría inferior por edades… “alevines” o “benjamines” o como se les llame en rugby a los que están empezando y están a medio camino entre niños y adultos, jajaja.
  • ¿Ya estamos otra vez con eso? ¡Qué pesada eres! ¡Prfffff!
Compartir:
Personajes: , , ,