Esta tarde me ha llamado Toni:

  • Sandritaaaaa, ¿qué haces?
  • Pues nada… aquí en casa… con el blog…
  • ¿Escribiendo un post?
  • No… En realidad solo estaba contestando comentarios…
  • ¿A quiénes? ¿A las de “la orden de la santísima congregación del copón bendito
  • Nooooooooooooo, jajajajjajajajaa
    Esas ya no comentan
  • Tía… que gracia me hizo cuando leí que en los comentarios te decían que si no te gustaba el invento es porque eres una escrupulosa y te da asco la sangre.
    No has contado en el blog nunca lo de “Dexter”, verdad?
  • Jajajajajaja, noooooo
  • Pues cuéntaselo, que van a flipar con lo escrupulosa que eres…

dexterToni (que tooooooodo lo tiene que comparar con películas o con series, como ya os he dicho en muchas ocasiones) le llama Dexter a un chico que me tiré hace un par de años.
(Para los que no lo sepáis Dexter era el protagonista de una serie con ese mismo nombre. Trabajaba como forense especialista en análisis de salpicaduras de sangre… y en sus ratos libres era un despiadado asesino psicópata en serie, con la peculiaridad de que solo mataba a delincuentes, asesinos y violadores. La verdad es que era una serie que molaba mucho)

El caso es que resulta que un día había salido de fiesta con Toni, y en un bar me encontré con un chico que es el hermano pequeño de una chica de mi empresa que a veces come con nosotras (aunque no es de nuestro departamento).
Yo lo conocía de vista porque a veces la lleva al trabajo o la va a recoger, y es difícil no acordarse de su cara… porque tiene la misma cara que ella, pero en chico.

Cuando nos lo encontramos, me empezó a tirar los tejos enseguida…
La verdad es que a mí el tío me molaba bastante, y me parecía que tenía un puntazo… pero pasaba de liarme con él porque me daba muy mal rollo liarme con el hermano de una chica a la que luego voy a estar viendo a la hora de comer la mitad de los días… Y más, teniendo en cuenta de que ¡¡son clavaditos!!

El caso es que cuando el tonteo ya empezó a ser muy evidente (yo intentaba pasar… pero estando borracha tampoco lo conseguía demasiado) decidí que iba a ser mejor pirarme de allí para evitar tentaciones.

Me quedé un rato discutiendo con Toni a la puerta, porque yo quería irme para casa y él iba a seguir de fiesta con sus amigos, pero se negaba a dejarme ir sola a casa… y estaba intentando obligarme a coger un taxi. Y yo diciendo que no, que me apetecía irme andando.
En esas estábamos, cuando salió el otro.

  • ¿Pero todavía estás aquí?
  • Este pesao, que me quiere obligar a coger un taxi para que no me vaya sola a casa…
  • Hummmm… ¿y se puede saber dónde vives?
    Porque nosotros nos vamos a un bar que está en nuestro barrio… a lo mejor nos pilla de camino y te podemos acompañar
  • ¿A dónde vais?
  • Al bar “bla bla bla” que está en “bla bla bla”… ¿lo conocéis?
  • Joder, pero si es uno de los bares que están en frente de su casa!!
    Perfecto!!
    Pues hala! Te dejo con ellos!!
    Cuidádmela bien, eh?
  • O_O
    Pero…
  • Ciaooooooooo!!!
  • Será hijo de… prfffff
  • Hala vamos!!
    Tienes frío?
    Ven, acércate… que te agarro para calentarte…

Pero por qué, por quéeeeeee?
Si yo intento ser decente… ¡¡pero es que parece que el destino se confabula para que sea una zorra-loca!!
Prfffff!!!

Fui con ellos todo el camino hasta que llegamos al bar, que está literalmente a veinte metros de mi casa.
Todo el camino había sido muuuuuuuy tenso, así en cuanto llegamos a la puerta del bar, yo intenté huir de allí lo más rápido posible, no fuese que de tanto ir el cántaro a fuente…

  • Bueno, pues yo me voy, chicos
    Muchas gracias por acompañarme y…
  • Oye tú, que esto está cerrado…
  • No jodas, a ver…
  • Hostia, es verdad…
    Es que como la puerta es negra, no se ve…
  • Y que hacemos ahora?
    Nos vamos al garito del Rober? O tiramos pa casa?
  • Joder macho, es pronto pa ir pa casa, no?
  • (Y de repente nos miran al otro y a mí y le dicen)
    ¿Tú que quieres hacer?
  • (El otro me mira a mí y dice:)
    Yo… depende de lo que diga ella…
    ¿Quieres que te acompañe a casa?

A ver… Yo lo estaba intentando… En serio… Pero joder, ¡¡es que parecía que todo se me iba poniendo en contra!!

  • Hummmmmm, (hablando por lo bajini) es que… tengo la regla…
  • ¿Y qué más da?

La verdad es que ya me esperaba que dijera eso… porque es la respuesta que me han dado sieeeeeeeeeeempre todos los tíos cuando les he avisado de semejante circunstancia.

Está claro que los tíos que voy escogiendo yo serán unos peleles, o serán raros o serán lo que sean. Pero escrupulosos… POCO.

  • Ya bueno… pero no es que manche solo un poco… es que es el día que más tengo…
    Podemos terminar dejando las sábanas como si hubiéramos matado un cerdo encima…
  • A mí eso me da lo mismo…
    Si no te importa a ti, que son tus sábanas… ya ves a mí que más me dará…
  • Bueno… a ver… Que nosotros nos vamos al garitodel Rober
    Tú te vas con ella, no?
    (No me dio tiempo ni a contestar)
    ¡Pues mañana nos vemos!
    ¡Adiós tío!
  • Adiós
  • ¡Hasta mañana!
  • O_O
  • Hummmmm, bueno… ¿entonces que hacemos?
    Te acompaño a casa, ¿no?

Bueno… pues hala!! ¡¡A tomar por el culo!!
Si el destino se empeña en que me tengo que tirar a este tío ¿quién soy yo para llevarle la contraria?

Cuando terminamos no sabíamos ni cómo salir de la cama sin manchar nada:

  • Anda… sal de la cama sin apoyarte en ningún sitio… y tira para la ducha separándote bien de las paredes… que como las manchemos, a ver cómo lo limpiamos luego”

Me acuerdo perfectamente de la cara que puso cuando ya volvimos limpitos a la habitación y vimos la cama desde la puerta.
Desde esa perspectiva el panorama era todavía más impresionante.

  • Te ayudo a quitar las sábanas y las tiro cuando baje, ¿no?
    Porque esto ya no creo que tenga remedio
  • Jajajaja.
    No no, esto ahora que todavía no se ha secado lo meto en la lavadora con prelavado y el doble de detergente… y sale fijo
  • O_O
    ¿Pero tú estás viendo lo mismo que yo????
    ¿Cómo va a quedar esto bien????
    ¡¡Si ahora mismo hay más superficie roja que blanca!!
    Yo no concibo cómo puede esto volver a quedar limpio…

Cuando al día siguiente se lo conté a Toni se descojonaba:

  • ¿Pero qué hicistéis para mancharos tanto?
    Yo en la vida me he prigado tanto follando con una tía que tuviera la regla…
    Pones una toalla debajo y listo… 
    Algo siempre te manchar, pero joder… de ahí a lo que me cuentas tú de que os pringásteis hasta los codos…
  • Uy… si solo fuera hasta los codos… jajajjajajaja
    Y las piernas, y la espalda, y el culo…
    Parecía que habíamos estadoen “la tomatina”, jajajajajajajaja
  • Pero ¿¿¿qué cojones haces para pringarte hasta los codos???
    Es que no lo entiendo…
    ¿Metes la mano hasta la muñeca ahí hurgando… y luego te refriegas los brazos?… ¿O qué?
  • Nooooooooooo, jajajjajajja
    A ver, la historia es que al salirse la chorra, salía un chorro de sangre a presión…
    Así que cada vez que pasaba eso, nos pringábamos bastante los dos todo el “asunto”…
  • Hasta ahí, lo entiendo
  • Y al volver a meterla, si la agarras con la mano, pues claro, ya te pringas la mano también.
    Y luego las manos van a todos los sitios… que si te agarro el culo, o la espalda o las tetas… o lo que sea… pues claro… se va extendiendo todo poco a poco
  • Jajajajajjaja. Visto así…
    Es que yo creo que nunca me he tirado a una tía que sangrara tanto…
    O a lo mejor sí, pero es que en esos casos yo suelo hacerlo en la ducha… y claro, ahí no te enteras de si te manchas o no… porque se lo va llevando el agua y estás limpio todo el rato…
  • Ya… eso sí…
  • Es que también tú… ¿Por qué no lo hicistéis en la ducha, que es lo que se ha hecho toda la vida?
    Mira que te gusta hacer cosas raras para montar el numerito siempre, ¿eh?
  • Si hombre, pues tengo yo las rodillas como para estar ahí en la ducha haciendo equilibrios…
  • Ah claro!!
    Jajajajajajajajjaa, eso también es verdad… jajajajaja
    No me daba yo cuenta de que estás medio-tullida
    Entonces no digo nada…
  • Bueno… el caso es que si entiendes que echando un polvo estándar te puedes acabar pringando bastante… ten en cuenta que este era un yogurín de estos cansinos de los que me suelo encontrar yo… que tardan la hostia en correrse y echan tres polvos seguidos sin cansarse…
    Así que vete sumando…
  • Jajajajaja
    Hombre… es que si os tirásteis tres horas que si para arriba que si para abajo… normal que terminarais así, entonces. Jajajajaja
  • Clarooooo, ya te lo digo yo, jajajjajajaja
  • Desde luego, va a pasar a la historia como el tío menos escrupuloso que te has tirado
  • Hummmm… creo que ese honor lo tiene otro… jajajajjajaja
  • ¿Quién? ¿Por qué? ¿Qué hizo?
  • Pues fue un tío con el que estaba saliendo y…
  • ¿Saliendo? ¿Entonces lo conozco? ¿Quién es, quién es?
  • De eso nada… Se dice el pecado pero no el pecador…
  • Prfffff
  • El caso es que estábamos echando un polvo y nos pasó lo mismo…
    Estábamos pringados de arriba a abajo y de repente el otro se miró las manos y dijo: “Joder, parece que estamos en la guerra”
    tener-sexo-durante-la-menstruacionY de repente cogió y se pintó dos rayas debajo de los ojos con los dedos y saltó: “A LA GUERRAAAAAAAAAAA”
  • JAJAJAAJAJAJAA
  • Te juro que casi me meo del ataque de risa
  • Pues hija… menos mal que no llegaste a tanto… Porque mearte o cagarte encima era sido lo único que faltaba para completar la escena, vamos