Cuando queremos perder peso, las setas son unas grandes aliadas, porque son un alimento con muy bajo contenido calórico.

De hecho, en la dieta de la zona, que es la que ya os he comentado alguna vez que sigo yo, es uno de los dos únicos alimentos que no tienen restricción de cantidad a la hora de comerlos, junto a la lechuga. Eso es porque consideran que tanto la lechuga como las setas, son prácticamente todo agua y que por lo tanto apenas tienen calorías.

Por eso son una buenísima opción para complementar nuestros platos y llenar la barriga sin subir el contenido calórico de nuestros platos, y respetando las proporciones entre proteínas e hidratos de carbono que se recomiendan para no tener sensación de hambre, pero haciendo unas comidas un poco más abundantes, que es algo que a una tragaldabas como yo le hace mucho más feliz. 😅😅😅

Por si fuera poco, las setas contienen beta-glucanos y quitina, que son dos tipos de fibras que aumentan la saciedad y reducen el apetito, lo que consigue que nos sintamos sin hambre por más tiempo.

 

Yo siempre utilizo mucho las setas para cocinar y por eso intento ir variando y cocinando cada vez unas diferentes. En la foto por ejemplo podéis ver las que he ido utilizando esta semana: champiñones portobello, setas deshidratadas de oreja de arbol, setas de cardo y setas shiitake.

Cada seta tiene propiedades diferentes (evidentemente), pero en general es común a las setas, además lo que ya he comentado, aportar los siguientes beneficios para la salud:

  • Las setas son ricas en vitamina D, selenio, cobre y antioxidantes que protegen la piel y el cabello.
  • Son ricas en antioxidantes que ayudan al organismo a deshacerse de los radicales libres.
  • Ayudan a construir y fortalecer un buen sistema inmunológico.
  • Ayudan a prevenir el cáncer de mama y el cáncer de próstata debido a su alto contenido en ácido linoleico y beta-glucanos. También contienen selenio que favorece la desaparición de células cancerosas ya existentes.
  • Aportan sales minerales como el fósforo, hierro y potasio, siendo bajas en sodio.
  • También son una excelente fuente de oligoelementos como el cloro, azufre,  boro, manganeso y cinc.
  • Por su bajo contenido en carbohidratos son un alimento ideal para los diabéticos.
  • Estimulan la actividad nerviosa y cerebral.

Y además… ¡¡están bueníimas!! 😋😋😋

Compartir:

    7 comentarios

  1. Ernesto 25 julio, 2017 at 18:33 Responder

    Setas que no se escriben con zeta y etimológicamente, entendemos, no se relacionan con los cetáceos. Una disyuntiva que me presentan estas apetitosas y saludables, aunque en algunos casos venenosas, setas. Es que para este humilde lector lo primero en pensar es el posible maridaje con alguna bebida, preferentemente vino. Se me ocurre ahora un lomito (solomillo para Vos) con una salsa cremosa de portobellos y, papas (patatas) fritas. Si.Un sauvignon. Y para que no se me tilde de discriminación puede ser Noir o Blanc, dependiendo de los gustos. Pueden ir cervezas también. Ahh! :D

  2. Sonia 28 julio, 2017 at 10:32 Responder

    Hola, estaba leyendo algunos post tuyos, de diferentes temas, entre ellos los psicópatas acosadores que han pasado por tu vida y luego me he parado a pensar… ¿Si expones tu vida entera aquí y en otras redes sociales no deberías dar por hecho que abres puertas a enfermos mentales?, que te vaya bien, pero vamos hay que ser idiota para pensar lo malos que son esas personas cuando eres tú la que cuentas todo de ti. Y eso me recuerda a la fábula de la carreta, haces mucho ruido, pero en el fondo tu carreta está vacía. Paz. Sonia

    • Zior 30 julio, 2017 at 14:05 Responder

      Deberías pensar un poco antes de escribir lo que escribes, a lo mejor así no se notaba tanto que eres unineuronal. De nada

Dejar un comentario